sábado, 6 de julio de 2013

Economía de Cuba registra signos de vitalidad pese a factores adversos

Adel Yzquierdo

Por Rafael Arzuega Junco
Foto: Ismael Francisco


Adel Yzquierdo, titular de Economía y Planificación, aseguró este sábado en La Habana que durante el primer semestre del año en curso el Producto Interno Bruto (PIB) de Cuba creció un 2.3 por ciento, durante su comparecencia en sesión del I Período Ordinario de la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Este es un ritmo superior al comportamiento de la variable en igual período del año anterior, no obstante las afectaciones causadas por el Huracán Sandy, la crisis en el contexto internacional y las deficiencias e ineptitudes que lastran el desarrollo económico de la nación.


“Al país le ha costado 6 mil 980 millones de pesos las acciones de recuperación por el paso del huracán Sandy”, reveló, al referir el fenómeno meteorológico que afectó con fuerza destructora al oriente cubano —y en total a 11 provincias— en octubre de 2012 y quedó registrado como uno de los que más daño ha causado en el país los años recientes.

Foto: Ismael Francisco/Cubadebate
Foto: Ismael Francisco/Cubadebate

Y otra gran erogación es la que se hace para importar alimentos, toda vez que, reveló, ya se han gastado alrededor de 2 mil millones de dólares para ese menester, un cifra grande aunque inferior por los esfuerzos realizados para comerciar en el exterior con menores precios y sustituir importaciones.

También aludió a la depreciación del níquel en el mercado internacional, que casi no genera ganancias y la disminución de la cifra de turistas que llegaron a Cuba, aunque aumentó el ingreso promedio de los visitantes.

Además, señaló como punto rojo las deficiencias en los procesos de planificación y conciliación de inversiones, principalmente de los estudios de factibilidad, lo que lejos de multiplicar la financiación externa, ha provocado pérdidas de capital.

Foto A

Pese a ello, según el también vicepresidente del Consejo de Ministros, la mayoría de las actividades crecieron, en mayor proporción el comercio, la industria manufacturera, las comunicaciones y el transporte, lo cual favoreció a que se lograra balanza comercial positiva en los primeros seis meses, una realidad que debe repetirse a finales de 2013.

Encima, apuntó, es estable el estado de las finanzas internas, por lo que no debe sobrevenir un proceso inflacionario en los próximos meses.

Sin embargo, alertó, el comportamiento del PIB marca una tendencia hacia dígitos por debajo de lo planificado para cuando termine 2013.

“En lugar de acercarnos al 3.6 que se planificó, podríamos tener un PIB en un rango del 2.5 al 3.0”, precisó Yzquierdo, que le endosó el término favorable al desempeño de las finanzas externas y subrayó que, a diferencia de otros años, no hay deudas sin negociar, vencidas o pagos no realizados a proveedores extranjeros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...