miércoles, 19 de junio de 2013

Entrevista del presidente sirio Bashar Al-Assad a periódico alemán

bashar al assad

Tomado de Cubadebate

El presidente de Siria Bashar Al-Assad ha considerado que el reto más importante que enfrenta la región del Medio Oriente es el extremismo que produce un cambio en nuestras comunidades lejos de la moderación, haciendo hincapié en que no hay duda de que Siria acabará con los terroristas que se encuentran en su suelo.

El presidente Al-Assad advirtió en una entrevista con el periódico alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung de que cualquier manipulación de las fronteras de esta región significa trazar un nuevo mapa de las zonas distantes, y explicó que la principal razón de la prolongación de la crisis en Siria se debe al factor externo que se esfuerza tanto en lo político como en lo militar para tal fin.


El presidente Al-Assad subrayó que Siria desde el primer día ha sido dispuesta a dialogar con todos aquellos que quieren el diálogo y que está abierta a cualquier fuerza de la oposición que no porta armas, no apoya el terrorismo y tiene un programa político, expresando su esperanza de que la conferencia de Ginebra sea una importante coyuntura para promover el diálogo y que logre prohibir el contrabando de armas y terroristas a Siria.

A continuación el texto completo de la entrevista:

Entrevistador: Presidente, ¿cómo ve la situación en su país? El Ejército sirio ha perdido el control sobre mucho terreno de Siria, es decir, las áreas están fuera del control del gobierno central. ¿Cuál es su opinión sobre la situación?

Presidente Al-Assad: Su pregunta nos obliga a poner las cosas en su debido contexto: esto no es una guerra convencional entre dos ejércitos que luchan para controlar o liberar zonas o áreas de tierra, en realidad estamos ante un ejército que enfrenta guerrillas.

En cuanto al ejército sirio, no ha habido ningún caso en que nuestras Fuerzas Armadas han planeado entrar en un lugar determinado y que no han tenido éxito en hacerlo. El Ejército no está presente y no debe estar presente en todos los rincones de Siria. Más importante que el control de las zonas o no, es que la persecución de los terroristas tiene un precio muy alto.

Estamos seguros de que podemos acabar con el terrorismo en Siria, pero el problema mayor es el daño que causan los terroristas en el país. La crisis ha tenido un precio muy alto, pero nuestros mayores desafíos serán después que haya terminado la crisis.

Entrevistador: En su reciente entrevista con Al-Manar parecía como si se estuviera preparando al público sirio para una lucha prolongada. ¿Usted cree esto?

Presidente Al-Assad: No, esto no fue con el canal Al-Manar. Desde los primeros días de la crisis, me preguntaban cuando terminaría la crisis y mi respuesta ha sido que pudiera prolongarse debido a la injerencia extranjera.

Cualquier crisis interna puede tomar dos caminos: o bien se resuelve o se convierte en una guerra civil. Ninguno de ellos ha sido el caso en Siria, debido al factor extranjero, que se esfuerza políticamente y militarmente a extender la duración de la crisis, creo que es justo decir que mis predicciones eran correctas.
Entrevistador: Presidente, ¿cómo espera superar la destrucción a gran escala en Siria?

Presidente Al-Assad: De la misma manera que Alemania superó la devastación de la Segunda Guerra Mundial, y de la misma forma que muchas otras naciones lo han superado después de sus guerras. Mientras que haya un pueblo determinado, este reconstruirá el país. Hemos hecho esto antes y podemos hacerlo de nuevo.

En cuanto a la financiación, hemos sido un país autosuficiente durante un tiempo muy largo. Por supuesto, tendremos que ser más productivos que antes como consecuencia de lo que estamos atravesando. Hay países amigos que nos han ayudado en el pasado y seguirán ofreciendo su apoyo, tal vez en forma de préstamos. Puede tomar mucho tiempo, pero con nuestra determinación, nuestra fuerza y nuestra solidaridad, podemos reconstruir el país.

Sin embargo, el más arduo desafío consiste en la reconstrucción social y psicológica de los que han sido afectados por la crisis. No va a ser una tarea fácil eliminar los efectos sociales de la crisis, especialmente la ideología extremista. Creo que la verdadera reconstrucción consta en desarrollar los pensamientos, las ideologías y los valores. La infraestructura es valiosa, pero no tan valiosa como los seres humanos, el desafío es que reconstruyamos la infraestructura y al ser humano.

Entrevistador: Presidente, en el transcurso de la crisis, algunas zonas dependen de sí mismas o de la ayuda externa. ¿Crees que esto podría dar lugar a un nuevo trazado de las fronteras?

Presidente Al-Assad: ¿Quieres decir en Siria o la región en general?

Entrevistador: La región – cien años después del Acuerdo de Sykes-Picot.

Presidente Al-Assad: Cien años después de Sykes-Picot, usted habla de un nuevo trazado del mapa de la región, incluida Siria, podemos usar una analogía de la arquitectura. Siria es como la piedra angular de los viejos arcos arquitectónicos, si se derrumbe esta piedra, el arco se colapsa. Si aplicamos esto a la región, y más al mundo, cualquier alteración de las fronteras de esta región dará lugar a un nuevo trazado de los mapas de regiones muy distantes, ya que esto tendrá un efecto dominó que nadie puede controlar. Una de las grandes potencias puede iniciar el proceso, pero nadie –incluyendo las superpotencias-, será capaz de detenerlo, sobre todo porque hay nuevas fronteras sociales en el Oriente Medio que no existían durante Sykes-Picot.

Estas nuevas fronteras sectarias, étnicas y políticas hacen que la situación sea mucho más compleja. Nadie puede predecir cómo sería el Oriente Medio si hubiera un intento de volver a dibujar el mapa de la región. Sin embargo, lo más probable es que habrá múltiples guerras, que abarquen desde el Oriente Medio hasta el Atlántico llagando al Pacífico, que nadie podría detener.

Entrevistador: Presidente, en su opinión, ¿Cómo será la región en el futuro?

Presidente Al-Assad: Si descartamos el escenario destructivo de la división, puedo pronosticar un futuro completamente contrario y más positivo, pero todo depende de cómo actuamos como naciones y sociedades. Este escenario implica una serie de desafíos, en primer lugar, la restauración de la seguridad y la estabilidad, nuestro segundo desafío es el proceso de reconstrucción. Sin embargo, el mayor y más importante desafío es afrontar el extremismo.

Está muy claro que ha habido un cambio en las sociedades de nuestra región lejos de la moderación, especialmente el aspecto religioso. La pregunta es: ¿se puede restaurar estas sociedades a su estado original como ha sido siempre a lo largo de la historia? ¿Pueden nuestras diversas sociedades aún convivir juntas como un todo natural? En este punto permíteme aclarar algunos términos. Las palabras de la tolerancia y la convivencia a menudo se utilizan para definir nuestras sociedades. Sin embargo, la definición más precisa y adecuada, es cómo nuestras sociedades solían ser y cómo deberían ser, o sea convivir en armonía. 

Contrariamente a la percepción, la cuestión no es ni la tolerancia – ya que llegará un día en que usted deja de ser tolerante con el otro, ni se trata del tema de la convivencia – ya que se trata de coexistir con sus adversarios, sino que más bien se trata de la armonía. Lo que antes nos caracterizaba en la región era la armonía.

El último reto es la reforma que queremos y la pregunta es cual sistema político mantendría a nuestra sociedad coherente: ya sea presidencial, semi-presidencial o parlamentario, así como las leyes que legalizan a los partidos políticos. En Alemania, por ejemplo, tenéis al Partido Demócrata Cristiano. En Siria no podemos tener partidos religiosos, ni cristiano ni musulmán, porque para nosotros la religión es para la predicación y no para la práxis política. Hay muchos otros detalles, pero la esencia consiste en aceptar a los demás. Si no podemos aceptar al otro no puede haber democracia, incluso si poseíamos la mejor de las constituciones o las mejores legislaciones.

Entrevistador: Presidente, ¿dónde ves el laicismo en medio del ascenso de la corriente islamista en la región?

Presidente Al-Assad: Esta es una pregunta muy importante, muchos en la región no entienden esta relación. El Medio Oriente es una región de diferentes ideologías. La sociedad árabe se basa principalmente en dos pilares: el Pan-arabismo y el Islam. Existen otras ideologías, como el comunismo, el liberalismo, el nacionalismo sirio, pero estos no son tan populares. Mucha gente entiende el laicismo como sinónimo de comunismo en el pasado, ya que está en contra de la religión. Pero es todo lo contrario, pues para nosotros en Siria el laicismo significa libertad religiosa, y este tipo de laicismo hace bella esta diversidad bella, incluyendo el cristianismo, el islam y el judaísmo, y las diversas sectas surgidas de estas religiones. La laicidad es crucial para nuestra unidad y el sentido de pertenencia nacional. Por tanto, no tenemos más remedio que reforzar el secularismo, porque la religión es fuerte en nuestra región, y afirmo aquí que esto es muy saludable. Lo que no es saludable es el extremismo, ya que en última instancia conduce al terrorismo, no todos los extremistas son terroristas, pero todos los terroristas son definitivamente extremistas.
Así que en respuesta a su pregunta, somos un estado laico que trata a sus ciudadanos por igual, independientemente de su religión, secta o grupo étnico. Todos los ciudadanos gozan de igualdad de oportunidades, independientemente de sus creencias religiosas.

Entrevistador: Presidente, ¿cómo ve los dos años y medio desde que ha comenzado la llamada primavera árabe?

Presidente Al-Assad: Esto es un concepto erróneo. La primavera no incluye derramamiento de sangre, asesinato, extremismo, la destrucción de escuelas o la prohibición de que los niños se dirijan a las escuelas, o impedir que las mujeres elijan su vestuario. La primavera es la estación más hermosa mientras lo que estamos atravesando es terrible, que terminantemente no es una primavera. La primavera no es compatible con lo que está sucediendo en Siria – las matanzas, la decapitación y el canibalismo, lo dejo a usted para opinar.

Entrevistador: ¿Cuáles son las cuestiones que la llamada “primavera árabe” se supone que debe resolver?
Presidente Al-Assad: La solución no emerge de la “primavera” o de cualquier otra cosa, la solución está en nosotros mismos. Nosotros somos los que debemos proporcionar las soluciones, debemos ser proactivos en lugar de ser reactivos. Cuando nosotros solucionamos nuestros problemas por nosotros mismos, nos aseguramos de que tendremos las soluciones adecuadas. Las soluciones impuestas por la ‘primavera’ sólo conducirán a resultados deformes.

Al igual que muchos países de Oriente Medio, tenemos numerosos problemas de los cuales somos conscientes y los abordamos de forma objetiva. Así es como deben ser resueltos estos problemas, lo importante que se solucionen los problemas internamente, porque cualquier solución externa podría producir una solución anómala o muerta. Es por esta razón que cuando llamamos al diálogo y a la búsqueda de soluciones, que deben ser de locales y nacionales para alcanzar a la Siria que nosotros aspiramos.

Entrevistador: Presidente, usted ha rechazado cualquier forma de intervención extranjera y ha advertido de que esto podría llevar la batalla a otros lugares, ¿ha llegado esto?

Presidente Al-Assad: Seamos claros acerca de esto, hay dos tipos de intervención extranjera: indirecta a través de intermediarios o agentes, y la intervención directa a través de las guerra convencionales. Estamos viviendo la primera.

Al comienzo de la crisis advertí que la intervención en Siria, aunque sea indirectamente, sería similar a la manipulación de la línea del terremoto, esto daría lugar a réplicas en toda la región. En aquel momento, muchas personas, sobre todo en los medios de comunicación, han entendido esto como que el presidente Al-Assad amenaza con extender la crisis más allá de las fronteras de Siria. Es evidente que no entendían lo que yo quería decir en ese momento, pero esto es exactamente lo que está sucediendo ahora.

Entrevistador: Usted critica a países, entre ellos Arabia Saudita, Qatar, Turquía y el Reino Unido por su intervención en la crisis de Siria, ¿no es cierto que Rusia e Irán también están involucrados?

Presidente Al-Assad: Hay una diferencia significativa entre la cooperación entre los Estados y la injerencia en sus asuntos internos para la desestabilización de un país. La cooperación entre los países se concibe en el concepto de la voluntad mutua, de una manera que preserve su soberanía, independencia, estabilidad y autodeterminación. Nuestra relación con Rusia, Irán y otros países que apoyan a Siria son las relaciones de cooperación en virtud del derecho internacional.

Los países que usted ha mencionado, han adoptado políticas injerencistas en los asuntos internos de Siria, que es una violación flagrante del derecho internacional y la soberanía nacional. La diferencia por tanto, es que la cooperación entre los países tiene por objeto preservar la estabilidad y promover la prosperidad de estas naciones, mientras que la injerencia extranjera busca desestabilizar a los países, propagar el caos y la ignorancia.

Entrevistador: Excelencia, usted ha hablado de las extensión de la crisis de Siria a Irak y al Líbano cuyas sociedades se basan en lo que podríamos llamar un sistema sectario. ¿Cree que un sistema de este tipo (sunitas y chiitas) podría establecerse en Siria?

Presidente Al-Assad: Sin lugar a dudas, los sistemas sectarios en los países vecinos, los disturbios sectarios y las guerras civiles -como hubo en el Líbano hace 30 años-, afectan inevitablemente a Siria. Es por esta razón que Siria intervino en el Líbano en el año 1976 para protegerse a sí misma y para proteger al Líbano. Es por esta razón que estamos observando atentamente los acontecimientos que se desarrollan en Irak que nos afectarán directamente. Por esta razón, nos oponíamos rotundamente a la guerra en Irak, a pesar de las tentaciones y amenazas estadounidenses. Rechazábamos perder la estabilidad a cambio de apaciguar a los estadounidenses. Los sistemas sectarios son peligrosos y es por eso que insistimos en el modelo secular en el que todos los ciudadanos son iguales, independientemente de sus religiones.

Entrevistador: Presidente, usted está luchando contra “Jabhat Al-Nusra.” ¿Qué nos puede decir al respecto? ¿qué es esta organización, quien la apoya, quien le proporciona dinero y armas?

Presidente Al-Assad: Jabhat Al-Nusra es un grupo afiliado a Al-Qaeda con una ideología idéntica y cuyos miembros viven en Siria, Irak, Líbano y Jordania, así como en otros países árabes y musulmanes, están muy bien financiados y son fuertemente armados. Es difícil rastrear sus fuentes debido al hecho de que su apoyo se realiza de manera encubierta a través de individuos ricos y organizaciones que adoptan la misma ideología.

Su principal objetivo es establecer un Estado islámico de acuerdo con su interpretación del Islam. Su pensamiento político es la doctrina wahabí y por tanto comparte esta ideología con Al-Qaeda. Esta ideología se predica en los lugares donde están presentes, sobre todo entre las mujeres. Ellos creen que aplican la sharia islámica y la religión islámica, pero en realidad ellos la practican de modo completamente distorsionado y no tiene relación ninguna con la verdadera religión del Islam. Hemos visto ejemplos de su brutalidad en nuestros canales satelitales a través de imágenes que publican a propósito en YouTube para difundir su ideología, un ejemplo reciente fue la decapitación de un hombre inocente, que fue transmitido por la televisión belga.

Entrevistador: ¿Cuál es la motivación que impulsa Arabia Saudita y Qatar a ayudar y armar a los terroristas en contra de usted? ¿qué es lo que tratan de conseguir?

Presidente Al-Assad: En primer lugar, creo que esta es una pregunta que deberá ser respondida por ellos. Voy a responder con un par de preguntas. ¿Son compatibles con las bandas armadas a causa de su creencia vehemente en la libertad y la democracia como ellos dicen en sus medios de comunicación? ¿Tienen democracia en sus propios países para proceder a apuntalar la democracia en Siria? ¿Tienen parlamentos elegidos o constituciones votadas por su pueblo? ¿Su pueblo ha elegido qué tipo de sistema quiere, sea monárquico, presidencial, o cualquier otra forma? Por tanto, las cosas están claras: deben primero prestar atención a sus propios pueblos y luego responder a su pregunta.

Entrevistador: En este atolladero, ¿por qué Gran Bretaña y Francia han dado el mando a Arabia Saudita y Qatar? ¿Qué esperan lograr?

Presidente Al-Assad: Yo tampoco puedo responder en nombre de Gran Bretaña o Francia, pero te puedo dar una apreciación general. Creo que Francia y Gran Bretaña tienen un problema con el papel ‘molesto’ de Siria en la región como ellos lo ven. Estos países, tanto como Estados Unidos, están buscando títeres y peleles para cumplir sus órdenes y servir a sus intereses. Hemos rechazado siempre esto, y siempre hemos sido independientes y libres. Parece que Francia y Gran Bretaña no han olvidado su historia colonial y persisten en el intento de manipular a la región con el mismo trato pero mediante agentes. De hecho, Gran Bretaña y Francia pueden manipular a Arabia Saudita y Qatar y decirles cómo deben actuar, pero tampoco hay que olvidar que las políticas y las economías de Francia y Gran Bretaña dependen de los petrodólares.
Lo que ocurrió en Siria fue una oportunidad para que todos estos países se deshagan de Siria, este estado insubordinado, y sustituir al presidente con otro que siempre diga ¡Sí!. Esto nunca lo lograrán en Siria ni ahora ni en el futuro.

Entrevistador: La Unión Europea no ha renovado el embargo de armas impuesto a Siria y en cambio no ha aprobado el suministro de armas a la oposición. ¿Cómo valoran esta actitud?

Presidente Al-Assad: Es evidente que hay una división dentro de la Unión Europea sobre esta cuestión. No puedo afirmar que la UE está con el gobierno sirio, hay países, especialmente Gran Bretaña y Francia, que tienen una actitud hostil hacia Siria. En cambio hay países, como Alemania en particular, que hacen preguntas lógicas sobre las futuras consecuencias de armar a los terroristas. Bueno en primer lugar, eso sería promover la destrucción de Siria, y quien más sufrirá es el pueblo siro. En segundo lugar, enviar armas a los terroristas, los europeos están bien informados de que se trata de grupos terroristas. Algunos están repitiendo la retórica estadounidense de “Combatientes buenos y combatientes malos” ¿acaso esto es lógico?

Son conscientes de que las armas enviadas a la región van a terminar en manos de terroristas, lo que tendrá dos consecuencias. En primer lugar, el patio trasero de Europa se convertirá en un centro para el terrorismo y el caos, lo que conduce a la pobreza, y donde Europa pagará el precio, pues perderá un mercado importante. En segundo lugar, el terrorismo no se detendrá aquí, se extenderá a sus países ya sea através de la inmigración ilegal o a través de los propios terroristas, cuando regresen a sus países de origen después de haber sido fuertemente adoctrinados y entrenados. Estas cuestiones apremiantes en mi opinión están creando una gran división o desacuerdo dentro de la Unión Europea, y no tienen otra opción que la de cooperar con el gobierno sirio, incluso si ellos no están de acuerdo con él.

Entrevistador: Su Excelencia ha declarado que si los países europeos proceden a enviar armas a Siria, estas caerán en manos de terroristas. ¿Considera usted que todos los militantes armados son terroristas?

Presidente Al-Assad: Usted como ciudadano europeo o alemán voy a plantearle la siguiente pregunta: ¿su país le permite portar armas, intimidar o matar a personas inocentes, destruir y saquear? Cualquier individuo o grupo, excluyendo al ejército y la policía, que porta armas, mata a personas y amenaza a la seguridad pública son definidos como terroristas, se trata de una norma en todos los países. Independientemente de su origen, ya sean extremistas, criminales o delincuentes, los que portan armas en Siria están cometiendo estos actos. Por tanto, son terroristas. Nosotros diferenciamos entre los terroristas y los grupos de oposición, ya que estos últimos son una entidad política y tienen una agenda política. La matanza es terrorismo y conduce al atraso de los países.

Entrevistador: Entonces, Presidente, ¿usted ve el futuro como una lucha contra el terrorismo?

Presidente Al-Assad: Esta es la conclusión lógica, pero en Europa hay muchos políticos irracionales, irrealistas e irresponsables que se guían por sentimientos negativos en lugar de la razón. La política no depende del amor o del odio, sino de los intereses. Como ciudadano alemán, usted debe preguntarse ¿qué es lo que puede beneficiar lo que ocurre en nuestra región? Básicamente, lo que está sucediendo ahora va en contra de tus intereses, su verdadero interés radica en la lucha contra el terrorismo.

Entrevistador: Algunos consideran a Hezbollah como una organización terrorista, sabemos que ha luchado junto a las tropas sirias en al-Quseir. También hemos oído que hay combatientes de la Guardia Revolucionaria iraní en Siria. ¿Usted realmente necesita estas fuerzas?

Presidente Al-Assad: Los medios de comunicación están tratando de retratar a Hezbollah como la fuerza que está combatiendo y que el Ejército sirio es débil e incapaz de alcanzar la victoria. En realidad, en los últimos meses hemos logrado importantes victorias sobre el terreno en diferentes partes de Siria, y en todas estas victorias, hay algunas que son más importante que la batalla de al-Quseir, el ejército sirio luchó solo. 

Nada de esto se pone de relieve en los medios. Una de las razones de estas victorias son las Fuerzas de Defensa Nacional – ciudadanos locales luchando junto al ejército para defender a sus comunidades y regiones. Al-Quseir ha recibido más atención internacional debido a las declaraciones de los funcionarios occidentales que la calificaron como una ciudad estratégica, en la medida en que los funcionarios incluso algunos de las Nación Unidas pretendían saber que lo que estaba ocurriendo en al-Quseir. Había mucha exageración, pero también había un gran número de armas y militantes. Estos terroristas comenzaron a atacar a las ciudades fronterizas leales a Hezbollah, lo que justificó la intervención de Hezbollah junto al ejército sirio con el fin de restaurar la estabilidad.

Entrevistador: ¿Cómo valora el tamaño de las brigadas de Hezbollah actualmente en Siria?

Presidente Al-Assad: No hay brigadas. Ellos han enviado a algunos combatientes para ayudar al ejército sirio a limpiar de los terroristas algunas áreas fronterizas con el Líbano. Ellos no han desplegados fuerzas en Siria. Como ustedes saben, las fuerzas de Hezbolá están desplegadas cerca de Israel y no pueden abandonar sus puestos en el sur del Líbano. Además, si Hezbollah querría enviar combatientes a Siria, ¿cuántos podría enviar? ¿algunos centenares? El Ejército sirio ha desplegado cientos de miles de soldados por todo el país. Varios cientos harían una diferencia en una zona, pero no pueden cambiar el equilibrio en toda Siria.

Entrevistador: Presidente, Gran Bretaña y Francia presumen tener pruebas claras de que las armas químicas se han utilizado. La Casa Blanca ha declarado que posee información que confirma esta teoría, además de que usted ha negado dar permiso a los investigadores de la ONU para llegar a todas áreas de Siria con la excepción de Alepo. ¿Qué dice al respecto?

Presidente Al-Assad: Vamos a comenzar con la declaración de la Casa Blanca sobre las 150 víctimas. Militarmente hablando, es bien entendido que durante las guerras, las armas convencionales pueden causar este número de muertes, o incluso más, en un solo día, no en un año. Las armas de destrucción masiva generalmente matan a miles de personas en un momento dado, el logro de esta alta cifra de muertos es el principal objetivo de su uso. No es lógico usar armas químicas para alcanzar un número de muertos que podrían ser alcanzados mediante el uso de armas convencionales.

Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y algunos funcionarios europeos dijeron que se han utilizado armas químicas en varias áreas. independientemente de la existencia de tales armas o no, nunca hemos confirmado o negado la posesión de estas armas.

Si hubieran obtenido una sola hebra de evidencia de que se habían utilizado armas químicas, ¿no habrían declarado públicamente sobre su uso? ¿Dónde están las pruebas y evidencias que los llevaron a este resultado?

Estas acusaciones son ridículas. Los grupos terroristas utilizaron armas químicas en Alepo, y cuando pedimos a las Naciones Unidas una investigación oficial sobre el incidente, Gran Bretaña y Francia obstaculizaron esta investigación porque habría demostrado los ataques químicos que se llevaron a cabo por los grupos terroristas y, por tanto proporcionado pruebas concluyentes de que ellos (Gran Bretaña y Francia) estaban mintiendo. Los invitamos a investigar el incidente, pero en cambio, quería que los inspectores tengan acceso incondicional a todas las zonas de Siria, tal y como hicieron los inspectores en Irak. Somos un Estado soberano, tenemos un ejército y toda aquella materia considerada clasificada nunca será accesible ni para la ONU, ni para Gran Bretaña o Francia. Sólo se permitirá el acceso para investigar el incidente que se produjo en Alepo.

Por tanto, todas las reclamaciones relacionadas con el uso de armas químicas tienen un único objetivo que es justificar las políticas de estos países a los ojos de la opinión pública y para justificar la intervención militar y más derramamiento de sangre en Siria.

Entrevistador: Las protestas comenzaron en Siria pacíficamente antes de que se convirtiera la situación en una lucha armada. Sus críticos afirman que podría haber tratado con las protestas a través de reformas políticas, por lo que usted toma parte de la responsabilidad de la destrucción en Siria. ¿Cuál es su opinión al respecto?

Presidente Al-Assad: Comenzamos las reformas desde los primeros días de la crisis y tal vez incluso se iniciaron años antes de la crisis. Hemos emitido una serie de nuevas legislaciones, levantamos el estado de emergencia e incluso cambiamos la constitución a través de un referéndum. Este es un hecho bien conocido por Occidente, sin embargo, lo que Occidente se niega a ver es que desde las primeras semanas de las protestas, tuvimos policías muertos, así que ¿cómo podrían calificarse estas protestas de pacíficas? ¿Cómo podrían aquellos que dicen que las protestas fueron pacíficas explicar la muerte de estos policías desde la primera semana? ¿Podrían realmente las consignas de los manifestantes matar a un policía?

Desde el comienzo de la crisis, siempre hemos reiterado que había militantes armados que se infiltraban entre los manifestantes y disparaban contra la policía. En otras ocasiones, estos militantes armados se encontraban en las zonas cercanas a las protestas y disparaban contra los manifestantes y las fuerzas de seguridad. Esto quedó demostrado a través de investigaciones y confesiones, que se dieron a conocer a gran escala en los medios de comunicación.

Entrevistador: Presidente, se dice que el ejército sirio bombardeó algunas zonas ¿Acaso no habían otras opciones?

Presidente Al-Assad: Estamos dando caza a terroristas que se infiltran en la mayoría de las veces en las zonas pobladas. Si tomamos Al-Qusseir como ejemplo, los medios occidentales vociferaban que había allí 50.000 civiles, y por supuesto, el número de la población autóctona es inferior a esa. De hecho, cuando los terroristas entraron en la zona, los habitantes huyeron y por consiguiente, cuando entró el ejército allí no había civiles. Por lo general, allí donde los terroristas se infiltran, los civiles huyen y batallas ocurren luego. La evidencia muestra claramente que la mayoría de las víctimas en Siria son parte de las fuerzas armadas. Los civiles en su mayoría mueren en atentados suicidas, y también cuando los terroristas entran en un área y procedan a llevar a cabo las ejecuciones y los utilizan como escudos humanos.

Desde el Primer día tendimos la mano a quienes deseen dialogar y no hemos cambiado nuestra postura… y paralelamente luchamos contra el terrorismo.

Entrevistador: Después de este logro en Al-Qusseir, ¿considera usted que es el momento de tender la mano a la oposición? ¿hasta qué punto están dispuestos para una reconciliación nacional?

Presidente: Desde el primer día tendimos la mano a quienes desean el diálogo y no hemos cambiado esta postura. Al comienzo de la crisis celebramos una conferencia de diálogo nacional, y al mismo tiempo luchábamos contra el terrorismo. No obstante, cuando nos referimos al concepto ¨oposición¨ , no debemos ponerlos a todos en el mismo saco… pues no podemos equiparar entre un terrorista junto a un político…ustedes tienen oposición en Alemania, pero no está armada, … la oposición consiste en un acto político; si al referirnos a la oposición queremos decir ¨politicos¨, con ellos siempre estaremos dispuestos a dialogar, y ello no tiene nada que ver con al-Qusseir.

En cuanto a ¨la reconciliación nacional¨ no creo que el término sea exacto, pues el termino implica el escenario de una guerra civil como en el Líbano, o una guerra de entre blancos y negros como en Sudáfrica, se trata de un diálogo para salir de la crisis y obligar a los terroristas a deponer las armas. En todo caso, estamos esperando la Conferencia de Ginebra.. Ginebra tiene los mismos objetivos políticos y el proceso político no se detiene .. Pero hay obstáculos externos: Turquía, Qatar, Arabia Saudita, Francia y Gran Bretaña .. Estos países principalmente no quieren el diálogo y desean que continúen los disturbios… Por esta razón se ha retrasado el diálogo y el logro de una solución política en Siria.

Entrevistador: ¿Cómo definiría usted a la oposición política legítima?

Presidente Al-Assad: Esencialmente, cualquier partido de la oposición que no apoye el terrorismo y no porte armas, que tenga un programa político claro. Como sabe usted, la palabra oposición también está vinculada a las elecciones; si es un opositor y no cuenta con un apoyo popular no se tienen ningún valor prácticamente; su influencia dependerá de lo bien que les vaya en las elecciones de administración local y lo más importante, en las elecciones parlamentarias. Nos enfrentamos a muchos grupos que se hacen llamar oposición, su éxito estará determinado por dos preguntas importantes: ¿cuál es su base popular? ¿Y cuál es su manifiesto político? y en consecuencia actuaremos.

Entrevistador: Algunos segmentos de la oposición reclaman que ustedes no han dado un paso hacia ellos para formar un frente unido con ellos en cara a la intervención extranjera. ¿Es esto cierto señor Presidente?

Presidente Al-Assad: Por el contrario, en la conferencia de diálogo nacional en el año 2011, hubo una invitación abierta a todos aquellos que se consideraban a sí mismos en la oposición. Algunos decidieron participar, mientras que otros optaron por boicotearla y nos acusaron de que no damos pasos hacia ellos, por lo que nos preguntamos ¿qué es lo que quieren decir con eso? ¿Qué deberíamos estar ofreciendo, acaso cargos ministeriales en el gobierno? ahora tenemos miles de opositores, ¿cómo vamos a saber quiénes merecen un cargo en el gobierno? La oposición que está en el gobierno actual se ganó reñidamente sus escaños en el parlamento. Cuando una oposición, formada por cientos, no posee ningún escaño en el parlamento ¿cómo se puede determinar quién merece ser parte del gobierno? Necesitamos criterios claros, pues el Estado no es propiedad del Presidente para que éste ande repartiendo carteras a manera de obsequios. Se requiere de un dialogo nacional y un proceso político mediante el cual el electorado pueda decidir, entre otras cosas, su gobierno y su constitución.

No tenemos problemas con una oposición nacional e independiente

Entrevistador: ¿cuáles son las pautas de este diálogo entre ustedes y la oposición? ¿Podría incluir a algunos miembros de la oposición en el extranjero?

Cuando la oposición es una oposición autónoma y nacional no tenemos problema con respecto a ella, pero debemos ser claros respecto a la oposición en el extranjero, que vive en el extranjero y presenta sus informes a los ministerios de exteriores y servicios de inteligencia occidentales. Es una oposición que esencialmente está manipulada por los Estados que le prestan financiamiento y deciden por ellos. En nuestro concepto de ¨oposición¨, ésta debe tener representar a una parte del pueblo, no a un estado o varios estados extranjeros. Una oposición propiamente dicha, debe vivir dentro de Siria, con su pueblo y compartir sus problemas e inquietudes, es cuando la oposición forma parte de un proceso político, pero en el caso de la oposición sometida a países extranjeros, la consideramos una ¨oposición subsidiada¨.

Entrevistador: En una entrevista con al-Manar, creo, usted dijo que la lucha contra el terrorismo tiene prioridad en Siria por el momento, y que si vamos a dialogar, preferimos hacerlo con los amos y no con los súbditos. ¿Hasta qué punto están dispuestos a dialogar con dichas fuerzas en el futuro una vez hayan terminado su lucha contra el terrorismo?

Presidente al-Assad: nosotros iremos a Ginebra precisamente para este diálogo, pero yo había dicho lo de dialogar con el amo y no con el esclavo para aclarar lo que va a pasar en realidad. Cuando te sientas a negociar con una persona que no tiene autonomía sobre sus propias decisiones, de hecho eso quiere decir que estas negociando con los verdaderos hacedores de las decisiones: los países que les dictan cómo actuar, qué hacer y no hacer, que aceptar y qué rechazar…Se han visto recientemente imágenes en los canales satelitales del embajador de Francia en Siria conversando con la oposición siria en un despectivo tono autoritario y propiciándoles insultos. En otro video, los mismos opositores hablaron de los improperios que les dirigió el embajador estadounidense en Siria. Practicamente, nosotros vamos a dialogar con Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y sus herramientas: Turquía, Qatar y Arabia Saudita…La fuerza que se hace llamar ¨oposición en el exterior¨ son meros empleados… por eso me he referido al ´amo’ y el ´esclavo´.

Entrevistador: Esperamos que la conferencia de Ginebra sea una importante pauta para impulsar el diálogo en Siria: ¿Qué expectativas tienen con respecto a la conferencia? ¿Habrá, por ejemplo, una especie de estancamiento o progreso después de eso?.

Presidente: Esperamos que la conferencia constituya una importante estación para impulsar un diálogo en Siria .. Y sobre todo que habíamos anunciado desde principios de año nuestra visión de una solución política basada en la Conferencia de Ginebra 1 .. Pero al mismo tiempo en que vamos a la conferencia con esta percepción debemos conocer los hechos.

El primero de estos hechos, es que hay países que no están interesados en el éxito de la Conferencia de Ginebra 2 … Estos mismos países que he mencionado están apoyando a los terroristas en Siria. Una pregunta lógica sería ¿qué relación hay entre la Conferencia de Ginebra y el terrorismo sobre el terreno?..Hay sólo una relación y es que la conferencia de Ginebra pueda evitar el contrabando de armas y el contrabando de terroristas a Siria _terroristas de 29 nacionalidades han sido traídos a Siria hasta el momento_ si esto se cumple sería el principio del éxito y el declive de la crisis .. Si no se cumple esto y continúa el terrorismo ¿de qué valdrá una solución política?… En la práctica la solución política se basa en poner fin al contrabando de terroristas y de armas .. Esperamos que la conferencia de Ginebra comience desde este punto, .. si sólo se logra alcanzar este punto, consideraría que la conferencia habrá tenido mucho éxito, y si no, pues no logrará éxito alguno.

Entrevistador: ¿si la Conferencia de Ginebra no obtiene éxito, cuáles serían las consecuencias?

Presidente: De todos modos esos países continúan apoyando a los terroristas y lo seguirán haciendo. Si la crisis en Siria no termina se propagará a otros países y las cosas serán peor… Lo lógico es que todos tengan interés en el éxito de la conferencia,,, pero para la oposición en el extranjero, si se logra éxito perderán el dinero que reciben, y si no se tiene dinero ni una base popular, entonces no poseen nada. …
Entrevistador: ¿La Conferencia Ginebra 2 podría plantear un gobierno que incluya personas de otras orientaciones políticas?

Presidente: Esto es lo que hemos presentado también en la iniciativa siria .. Hablamos de un gobierno de amplia base que represente a diferentes orientaciones y que prepare para las elecciones parlamentarias .. Desde el principio de la crisis estábamos abiertos a la idea y no tenemos ningún inconveniente al respecto.

Entrevistador: Quienes lo critican dicen que mucha sangre ha sido derramada en Siria, y lo ven como un obstáculo que se interpone en el camino del futuro de Siria. ¿Consideraría dimitir con el fin de alcanzar una Siria nueva?

Presidente: El presidente tiene un mandato de conformidad con la Constitución; mi mandato actual finaliza en 2014. Cuando el país está en crisis, se espera que el presidente asuma la responsabilidad y resuelva la situación, no que abandone su cargo y se valla.

A menudo uso la analogía del capitán de un navío en medio de una tormenta; imagínense el capitán abandonando el barco y escapar en el bote salvavidas! Si decido irme ahora, estaría cometiendo traición. Si, por otra parte, el pueblo decide que debería renunciar, eso sería otra cuestión. Y esto sólo se puede determinar a través de elecciones o de un referéndum. A modo de ejemplo, en el referéndum sobre la Constitución anterior, hubo una participación de cerca del 58% – que es bastante bueno en vista de las circunstancias, y la constitución fue aprobada por el 89,4%, y es un índice importante. La cuestión nunca fue por el presidente, sin embargo, trataron de proyectarla como tal con el fin de obligar al presidente a vender el país a los países que respaldan la oposición, con el fin de instalar un presidente títere.

Entrevistador: Presidente, usted vive con su familia en Damasco. ¿Cuánto apoyo popular disfrutan usted y su familia?

Presidente: Cuando algunos países vecinos y otros de la región, y todo occidente te tienen en la mirillas, no puedes seguir si no cuentas con un apoyo popular. El pueblo sirio es un pueblo consciente y desde el principio entendió la dinámica de la crisis, por lo que dio su apoyo a su gobierno y su ejército.

Entrevistador: En el próximo año habrá elecciones presidenciales, ¿cómo ve usted que serán estas elecciones?

Presidente: Se realizarán conforme a la nueva Constitución, es decir que habrá varios candidatos… será una experiencia nueva, pero es difícil predecir cómo serán hasta no experimentarlas.
Entrevistador: Presidente, ¿cuál es su visión para Siria en los próximos cinco años?

Presidente: Reitero que nuestro mayor reto es el extremismo. Si somos capaces de combatirlo mediante el pensamiento, la cultura y nuevas ideas, podremos avanzar hacia un Estado democrático sano. La democracia, como la vemos en Siria, no es un objetivo en sí misma, sino un medio para un fin: la estabilidad y la prosperidad. No se trata de legislaciones y constituciones, pues estas son sólo herramientas; debemos en primer lugar desarrollar y avanzar en las sociedades para que sean capaces de practicar la democracia. 

Para que la democracia prospere, tiene que convertirse en una forma de vida, en parte de nuestra cultura, y esto no puede suceder cuando hay tantos tabúes e impedimentos impuestos por las ideologías extremistas.

Aparte de esto, deseamos por supuesto reiniciar el proceso de reconstrucción, restaurar las industrias nacionales que emergían en el país, y retomar una apertura económica mayor a la que teníamos antes. Vamos a seguir siendo abiertos en Siria. Hemos sacado muchas lecciones de esta crisis, como que la ignorancia es el peor enemigo de la sociedad y es el caldo de cultivo para el extremismo…. esperamos que Europa haya también sacado lecciones.

Entrevistador: Muchísimas gracias Presidente. He quedado muy impresionado de su personalidad y su visión, espero que Europa y occidente se beneficien de esta entrevista y empiecen a verlo a usted y a su país de una forma diferente.

Presidente al-Assad: gracias y sea usted bienvenido en Siria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...