viernes, 28 de septiembre de 2012

Yo pido pena de prisión para Yoani Sánchez

Por Percy Francisco Alvarado Godoy
La agencia española EFE se ha hecho eco de una nueva payasada de los contrarrevolucionarios cubanos, a quienes no les bastó haber quedado en ridículo, hace unos días, con la fingida huelga de hambre de Marta Beatriz Roque Cabello y varios de sus acólitos. 

Esta vez, apresurada por no haber tenido el suficiente protagonismo que ella creyó merecer en esa irrisoria aventura, o tal vez por haberse quedado fuera de la repartición de aguacates, la mercenaria Yoani Sánchez se valió de una firma de abogados radicada en Washington, Aparicio, Arp, Schamis & Associates, para presentar una queja contra el gobierno de Cuba ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). La parte demandante arguye, falsamente, que la vedette de la provocación es sometida a   una serie de violaciones a sus derechos, y pidieron, por tanto, el establecimiento de medidas cautelares "para la protección de su vida e integridad física".

jueves, 27 de septiembre de 2012

El 83% de los rusos votaría a Obama y el 17%, a Romney según encuesta


Si los ciudadanos de Rusia tuviesen voto en las próximas elecciones presidenciales de EEUU, el 83% apoyaría al actual mandatario estadounidense Barack Obama y solo el 17%, a su rival republicano Mitt Romney, según una encuesta de Gallup International publicada hoy en la web de Romir, su representante exclusivo en Rusia y otros países de la CEI.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

La Falsa Huelga de Martha Beatriz Roque

                               Foto visiblemente elaborada publicada por el Miami Herald

La televisión cubana transmitió un material en el que se pone al descubierto la falsedad de la llamada oposición cubana, la ausencia de ética y virtudes que los hagan luchadores honestos por una "causa justa".

Como paladines de la mentira y bien en acuerdo con la Mafia Cubano-Americana de Miami y sus seguidores, orquestaron otra acción mediática para tratar de desmoralizar al gobierno cubano y ofrecer una imagen falsa de lo que en nuestro país sucede, a la vez sobredimensionar las acciones disidentes y contrarrevolucionarias asalariadas al servicio de una potencia extranjera.

Como bien precisa un artículo publicado en el sitio Cubadebate bajo el título Del almuerzo a la huelga:  "Una vieja anexionista y un pichón de mercenario asistieron obedientes a la convocatoria de John Patrick Caufield y cinco días después llegó la noticia de la supuesta huelga de hambre de Martha Beatriz, en boca de El Nuevo Herald, en Miami, y de varios cibermercenarios asalariados de la SINA en La Habana, quienes trataron de internacionalizar la noticia, manipularla, distorsionarla y amplificarla."

En ese material  pueden apreciar los detalles de esta farsa mediática yanqui contra Cuba 

martes, 25 de septiembre de 2012

Entrevista a Julian Assange: “Hemos revelado la corrupción en los medios y la hipocresía de Occidente”

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Por Santiago O’Donnell
Tomado de Cambios en Cuba


Julian Assange es muy blanco. Pelo blanco, piel blanca, ojos chiquitos, manos suaves, dedos de pianista. Tiene muchos blancos que persigue a través de su sitio Wikileaks: gobiernos, bancos, ejércitos, agencias de espionaje. A su vez, es blanco de procesos judiciales en Suecia, Gran Bretaña y Estados Unidos. Lleva casi cien días encerrado en la Embajada de Ecuador en esta ciudad y desde entonces se ha asomado al balcón para ver la luz del sol una sola vez, el 19 de agosto, cuando pronunció un discurso para agradecerle a Ecuador por darle asilo y a América latina por defender a Ecuador. No volvió a asomarse, dice que porque no quiere ser blanco de los paparazzi. Saluda con la mano izquierda porque se lastimó la derecha practicando boxeo. Hace poco empezó a tomar lecciones de castellano una vez por semana, pero todavía no se anima a pronunciar palabras en ese idioma delante de las visitas. Recibe a Página/12, con su laptop HP cerrada, en un cuarto de tres por cuatro metros que funciona como su oficina. Afuera la policía británica vigila y un grupito de manifestantes despliega algunos carteles pidiendo su libertad. Acepta preguntas durante poco más de tres horas sin mirar su computadora y sin que su celular suene ni una sola vez.

–¿Cómo aguanta el encierro?
–Bastante bien. Quizás no está bien que me haya acostumbrado a vivir bajo arresto domiciliario y ahora bajo arresto diplomático en una embajada. No es algo demasiado bueno acostumbrarse, pero para bien o para mal me acostumbré. Sí extraño mucho a mi familia, ver el amanecer y ver cosas físicas. Pero esto es así para cualquier prisionero.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...