jueves, 20 de octubre de 2011

Estados Unidos: año preelectoral y más amenazas contra Cuba

elecciones-eeuu 


 Tomado de Cubadebate


Este año 2011 preelectoral en Estados Unidos, que ya exhibe su ocaso, ha sido pródigo en nuevas amenazas y agresiones contra Cuba, lo cual confirma que la tolerancia de los demócratas hacia los grupos violentos anticubanos que protege en su territorio, además de ser parte de un pasado hostil y sostenido, está vigente en el presente y se vislumbra en el futuro, por lo que la percepción de peligro y el estado de permanente necesidad para la seguridad nacional cubana es una realidad.

Un registro cronológico breve de lo acontecido en los pasados meses ilustra y sustenta que lejos de disuadirse la agresión en sus diversificadas formas de manifestarse, esta se ha incrementado, además de adoptar y retomar métodos pasados, los cuales combinados tienen el mismo propósito histórico de destruir la Revolución y retrotraernos al capitalismo, con la incuestionable pérdida de las conquistas alcanzadas y detener el proceso de transición defendido por varias generaciones de cubanos desde 1959.


En abril, el megaterrorista Luis Posada Carriles fue declarado “inocente” en una dilatada y amañada farsa judicial en El Paso, Texas, hecho que envió un diáfano mensaje a los grupos violentos anticubanos de que podían contar también con la “justicia” norteamericana. Sin restricciones, el criminal realizó después un periplo por varios estados de la Unión para reafirmar ante sus seguidores, que el terrorismo es una opción vigente.

En mayo, la terrorista banda Alpha-66 cuya matriz está en Miami, cumplió cinco décadas de violencia y para celebrar la efemérides abrió una sucursal en Madrid, España, con la anuencia de las autoridades citadinas, que le dieron la bienvenida a delincuentes que durante años han atentado contra los intereses públicos y privados españoles en varios países y dentro de su territorio.

El 1ro de julio del 2011 el llamado Frente Opositor Cubano administrado por el mercenario Jorge Luis García Pérez, conocido en la contrarrevolución como Antúnez, dijo haber sido reconocido por un titulado Foro Parlamentario de la ONU. Este engendro, que también se identifica con el pomposo nombre de Frente Nacional de Resistencia Cívica y Desobediencia Civil “Orlando Zapata Tamayo”, asegura haber sido reconocido como: Una coalición legítima de la lucha por la libertad del pueblo cubano, por otro sugestivo Foro Parlamentario de la Comunidad de Democracias, adscrita a las Naciones Unidas.
Esta modalidad provocativa ha sido estimulada en los últimos meses por los instigadores de los centros subversivos norteamericanos, que engullen millones de dólares de sus contribuyentes, asignados para derrocar gobiernos. Uno de los precursores de estas acciones es el terrorista Orlando Gutiérrez Boronat, quien el 29 de noviembre de 2009 estuvo presente como observador tarifado en las indignas elecciones en Honduras, que intentó legitimar el golpe fascista en ese país.

El 31 de julio se celebró en el restaurante Havana-Miami una mini-cumbre terrorista donde participaron representativos de varias tendencias. Este llamado desayuno patriótico estuvo presidido por Luis Posada Carriles, escoltado por el fascista Aldo Rosado-Tuero de Alpha-66, quien informó a los presentes los detalles de la apertura en Madrid de la nueva sucursal criminal y Armando Valladares Pérez, quien protestó por habérsele indicado sentarse a la izquierda de Posada Carriles.  El terrorista Reynol Rodríguez propuso nuevas acciones contra Cuba. Estos criminales con total seguridad y respaldo se constituyen nuevamente para delinquir.

El 18 de agosto por trigésima vez, Estados Unidos colocó a Cuba en su informe sobre los supuestos países patrocinadores del terrorismo. El gobierno norteamericano, con sobrados méritos para aparecer en esa lista, nuevamente se excluye a sí mismo.

Durante tres décadas la inclusión infame de Cuba, ha servido de pretexto para desencadenar numerosas agresiones, perpetuar el criminal bloqueo económico y mantener la amenaza militar contra la Isla. Ninguna organización terrorista de los anticubanos en Estados Unidos ha aparecido en sus listas, tampoco ninguno de sus miembros ha sido reconocido como tal, no obstante haber sido ese país el más afectado, después de Cuba,  por ese mismo terrorismo que engendraron y han cultivado por más de medio siglo.

Diez ciudades norteamericanas han sido blanco del terror anticubano, más de 330 actos criminales han llevado la amenaza y el pavor a sus ciudadanos, que también ha costado cientos de miles de dólares a los contribuyentes norteamericanos por concepto de reparación de daños, perjuicios, sufragar procesos judiciales que no han puesto coto a la violencia, y lo que es peor, han dejado en libertad a los autores para continuar la estela de violencia.

Además de esta complicidad insólita hacia el terrorismo, están las absurdas e infundadas decisiones de tribunales norteamericanos, que financian a los terroristas al otorgarles “indemnizaciones” por supuestos daños recibidos en su accionar contra Cuba. Casos recientes de mercenarios norteamericanos que atentaron por aire, mar  y tierra contra Cuba han sido favorecidos por jueces que les han dispensado fabulosas sumas, como el caso del asesino Gustavo Villoldo Sampera, a quien se le adjudicó la astronómica suma de 2,890 millones de dólares porque su padre decidió apelar, para suicidarse, al método femenino de ingerir pastillas para dormir y achacó el motivo de esta última voluntad  a desavenencias con la Revolución. Este hecho, si no fuera tan alevoso y real pareciera extraído de uno de los sucesos del afamado programa de Créalo o no lo crea.

Este no ha sido el único caso, se han generalizado en los últimos años y por esa vía se han incautado ilegalmente millones de dólares pertenecientes al Estado cubano congelados en Estados Unidos, como consecuencia del bloqueo brutal y activos en otros países, que han recibido presiones, amenazas para que permitan que se hagan efectivas estas asignaciones a los criminales. Ningún caso ha sido investigado para determinar la veracidad o no de la demanda presentada, ha bastado la obcecada voluntad política contra Cuba, que no sólo abunda en los poderes ejecutivo y legislativo norteamericanos, sino que ha minado también al judicial.

En días recientes de octubre el policía batistiano, terrorista, falso paralítico y fullero profesional Armando Valladares Pérez fue invitado a una recepción en honor a la reina de España, en ocasión de inaugurarse el nuevo local del Centro Cultural Español en Miami. Las crónicas sociales a la sazón publicadas en los medios norteamericanos muestran la mezcla risueña de los criminales con la distinguida dama.

El 7 de octubre salió en libertad “supervisada” el luchador antiterrorista cubano René González Sehwerert, quien para proteger a los terroristas recibió de una jueza norteamericana la inconcebible sanción accesoria de orden de alejamiento por tres años de los grupos criminales que pululan en la meca de la contrarrevolución, que deberá cumplir antes de poder reunirse con su esposa, quien por más de trece años ha estado separada de él por la voluntad política de sucesivas administraciones norteamericanas y en contra de decenas de acuerdos internacionales de los cuales Estados Unidos es signatario y que regulan el respeto y los derechos humanos que asisten a los prisioneros.

Ya se promociona y anuncia desde mediados de octubre que la administración actual de Estados Unidos, permitirá el 9 de diciembre una nueva provocación contra Cuba, por medio de la llamada flotilla del terrorista Ramón Saúl Sánchez Rizzo, de largo historial criminal, ejecutor de numerosos actos de terror dentro y fuera de Estados Unidos. Planes similares urdidos por el mismo malandrín en el pasado causaron incidentes que derivaron en  tensiones, suscitaron accidentes, y motivaron protestas reiteradas de las autoridades cubanas, que instaron a contener y eliminar esos actos.

Los subversivos, ahora,  preparan la provocación para la víspera del 10 de diciembre, cuando embarcaciones procedentes de Miami llegarán a doce millas de las costas cubanas, que marcan el límite marítimo internacional y desde ese punto lanzarán propaganda alegórica al nuevo aniversario de la proclamación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1948.

Esta sucesión de injerencias contra Cuba, dan la medida de que ni el terrorismo, ni la política agresiva que se abona en Estados Unidos, han cesado. Suman además a los métodos tradicionales empleados, pero no abandonados, nuevas formas con idénticos objetivos subversivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...