viernes, 11 de marzo de 2011

Y se hizo la fiesta en la Isla de la juventud



Por Magdi Puig Benítez
Foto: Gerardo Mayet Cruz
Aquí estoy, amigo, para celebrar una fiesta...
creo que ese es también tu deber.
Janis Joplin
Los fuegos artificiales estallaron, las carrozas, las comparsas, las congas se movieron al repique de los tambores y las cornetas chinas arrollando calle arriba, calle abajo. La gente fue y vino, el jolgorio envolvió la ciudad... y se hizo la fiesta.
Como suele suceder todos los años hubo temperaturas frescas, y quien no resistió los pies, las caderas, los hombros, el cuerpo entero, cuando la rumba sonó. 
 
Y la variedad que las envuelve es la palabra de orden. Habrá quien se crea familia de Macorina y pondrá la mano donde no debe, quien camine en zig zag por empinar demasiado el codo, el hijo de la señora Santana dando perretas por una manzana, caras bonitas, disfraces, juegos tradicionales, quioscos, algún glotón, gente de pueblo, de todas las edades y colores, mezcladas en una incomparable confusión.

Otra vez las áreas acogerán a los vecinos con música grabada, con un grupo. No importa si es Dan Den, Manolito Simonet y su Trabuco, Aromas de Cuba, Mediterráneo, o el conjunto de Palmas y Cañas, la cuestión está en pasarla bien, en bailar, “empatar un día con otro” junto a la familia y los amigos.

Encontrará quien intente venderle lo mismo un par de zapatos, que una caldosa, quien salga a buscar pareja; gente que tendrá la risa guardada en un bolsillo para reír con Limay Blanco, inconprendidos e inconformes.

Lo cierto es que nuevamente vuelven a Nueva Gerona, La Fe y La Demajagua los festejos pineros, un espacio para reafirmar la identidad y la cultura popular y la alegría. A cada cual le toca escojer el modo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...